Saltar al contenido

Todo lo que debes saber sobre el ojo turco

  • por
Ojo turco

Protector, cargado de buena energía y alejando las malas vibraciones.

Así es el ojo turco.

El también conocido como “Nazar” es un talismán intenso que evita “el mal de ojo”.

Hay quienes afirman que los sentimientos malos (envidia, deseos negativos) pasan de unos seres humanos a otros (a veces sin intención) a través de la mirada, porque ésta es expresiva y poderosa.

¿Para qué sirve el ojo turco?

Este elemento, con forma de gota y con un ojo en su interior, tiene propiedades que ayudan a desviar la mirada de quienes llevan “el mal de ojo”.

Su uso se ha extendido en todo el mundo, con una popular presencia en objetos decorativos para el hogar y en accesorios de joyería.

El amuleto del ojo turco suele estar fabricado a mano en cristales (en su mayoría azul) y está formado por varios círculos concéntricos, que van desde dentro hacia fuera de la gota, en una especie de degradado de colores, del más intenso hasta el más claro.

¿Qué significa cada color en el ojo turco?

El color original de este talismán es el azul, asociado a las buenas energías y a la protección. Vinculado también con el color del agua y representa el karma bueno.

Además del azul, existen otras tonalidades y cada una de ellas tiene una intención y un significado.

  • Negro: transmite calma y serenidad.
  • Azul claro: simboliza la verdad Al ser el color del cielo.
  • Rojo: encarna la pasión y el amor, está relacionado con el deseo y la sangre.
  • Amarillo: relacionado con la vitalidad. Destinado a proteger la buena salud de quien lo porta.
  • Verde: representa la naturaleza y la esperanza intentando evitar los estancamientos.
  • Blanco: asociado con lo puro y limpio. El color de la paz. Transforma las energías negativas en positivas.
  • Violeta: une nobleza y poder para encontrar un equilibrio en el ser y ayudarle en la sabiduría y las elecciones. También está asociado a la creatividad, la magia y lo místico.

Datos curiosos

Este amuleto es llamado ojo turco, pero también ojo griego.

¿Su origen está en Grecia o en Turquía? La respuesta dependerá de a quién le preguntes.

Los griegos dirán que es de Grecia y los turcos que es de Turquía. Lo cierto es que está presente en ambas naciones y es una creencia heredada del imperio Otomano. Su origen data de los tiempos del antiguo Egipto y Babilonia.

Se fabrican en muchos materiales, pero el favorito es el vidrio. Las creencias apuntan a que este elemento absorbe la mala energía, y una vez lleno, se romperá.

Según la cultura turca, quienes deben llevar este amuleto son los bebés y las embarazadas.

ojo turco

¿Cómo usar el ojo turco?

Lo recomendado es usarlo de manera visible en pendientes, collares o pulseras. El color dependerá de lo que la persona desee lograr con el amuleto.

Además, es importante que tengas en cuenta que si la pieza se estropea, no puedes repararlo. Tendrás que desecharlo y adquirir uno nuevo.

¿Qué pasa si se daña una joya con el ojo turco? La creencia dice que el amuleto ya cumplió su misión y si continuas usándolo será mal augurio.

¿Cómo activar el ojo turco?

Las culturas y creencias de donde proviene el ojo turco, hablan sobre su poder. Esto solo es posible si está activo, de lo contrario es solo ornamento.

Para activarlo deberás hacer una especie de ritual que consiste en colocarlo en un recipiente lleno de agua de lluvia y añadir sal marina. Para que el amuleto se purifique requiere de una energía poderosa, por eso este recipiente deberá quedar toda la noche bajo la luz de la luna para que se cargue.

Al retirar tienes que secarlo con un paño de fibras naturales y ya estará listo para ser usado.

¿Qué pasa si otra persona toca el talismán? Pierde su energía. Deberás limpiar el ojo turco, siguiendo los mismos pasos anteriores.

Independientemente de que pueda ser o no mera superstición, se trata de un elemento llamativo que puedes usar en tus piezas de joyería y combinar para adornar tus looks.

Sus poderes adicionales son un añadido a las joyas con este símbolo. Pero, por si acaso, si se rompe es mejor no lo repares.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.