Saltar al contenido

Los problemas de los anillos de tungsteno

  • por
Anillo de tungsteno

El tungsteno es un metal alternativo que se usa de forma frecuente para la elaboración de joyas y más concretamente de anillos.

Su coste está muy por debajo de los metales preciosos. Es barato, de fácil manipulación y tiene alta durabilidad. Los anillos de tungsteneno son elegantes, pero realmente no son joyería fina y tienen algunos problemas.

Aquí los abordamos en profundidad. Saca tus propias conclusiones.

Los principales problemas de las joyas y anillos de tungsteno

1. No son una inversión

Como ya explicamos, el tungsteno no es un metal precioso. Tenlo en cuenta: no es una inversión.

Si quieres invertir en joyas, siempre es mejor opción comprar anillos de diamantes.

2. Duros pero frágiles

El tungsteno es el metal más duro del planeta.

Es diez veces más duro que el oro. Podría ser una ventaja porque no se deforma y tampoco se raya. De hecho, tras ser trabajado en joyería, las piezas adquieren un brillo resplandeciente que se mantiene durante años, luciendo como nuevos hasta una década después.

Parece una ventaja más que un problema, ¿verdad? Pues no es así. Ser el metal más duro no le brinda al Tungsteno resistencia. Son duraderos y a prueba de rayas sí. Pero también son más frágiles.

¿Cómo es esto posible? El Tungsteno es un compuesto químico que se forja a más de 2.800 grados y el resultado es una masa compactada atómicamente. Se puede romper con las caídas y golpes fuertes (algo que no pasaría con un anillo de oro).

3. Su tamaño nunca cambia

Si vas a comprar un anillo de Tungsteno tienes que ser extremadamente preciso con su talla. No podrás moldearlo para que se adapte a tu dedo.

Aunque es ocasiones se combina con otros metales para almidonarse, no esperes milagros. Su tamaño siempre será el mismo.

Si se atasca no podrás cortarlo. Tendrás que romperlo.

Anillo de tungsteno plateado

4. No son hipoalergénicos

Estos anillos son una opción para as personas de piel sensible. El Tungsteno no es hipoalergénico. Puede causar enrojecimiento, erupción o picazón en la zona que se use la pieza fabricada con este metal.

Hay que aclarar que esto es para personas con piel sensible. Tampoco hay que crucificar el metal, ya que otros como Níquel, Cobre y Bronce pueden tener el mismo efecto.

Aunque parezca increíble, el oro y la plata también pueden generar alergias en algunas personas.

5. Grabados pocos profundos

Uno de los problemas con este metal es que al ser tan duro (entre ocho y nueve en la escala de dureza de Mohs) solo puede ser grabado con otro mineral tan duro como él.

Si pensaste en el diamante estás en lo correcto.

Los joyeros usan un pantógrafo con punta de diamante. Pero, a pesar de todo, este instrumento no logra un grabado profundo. Solo consigue un marcado.

El marcado que resulta dificulta la lectura del escrito a simple vista.

Los mitos de los anillos de tungsteno

Hay quienes sugieren que es un elemento tóxico, pero esto es un mito (o una verdad a medias).

Estos anillos no enferman y tampoco provocan cáncer. Puede ser un elemento tóxico solo en su estado en polvo y el riesgo está en consumirlo o inhalarlo.

En el caso de los anillos, se pueden usar diariamente y no habrá reacción o peligro alguno (a menos que seas alérgico).

Si adquieres un anillo y eres cuidadoso tendrás una bonita pieza durante años y no tendrás que preocuparte por su brillo o forma. Permanecerá intacto.

Los anillos de Tungsteno no tienen grandes problemas. Solo algunos inconvenientes, que no afectan de forma física o maligna a los usuarios.

Si has decidido que ya no te interesan este tipo de joyas siempre puedes recurrir a los clásicos anillos de oro o anillos de plata.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.