Saltar al contenido

Diamante Rosa: Definición, Origen y curiosidades

  • por
El diamante rosa

Romántico, exótico y sutil, así es el diamante rosa. Una piedra preciosa que acapara miradas y deslumbra por su tonalidad discreta pero llamativa.

Estamos acostumbrados a que estas gemas sean incoloras. Sin embargo, la naturaleza a veces nos regala muchas otras tonalidades imponentes y una de estas es el rosa.

Es una roca que se forma bajo condiciones geológicas especiales, por lo que es inhóspita y también sumamente costosa. 

¿Qué es el diamante rosa?

El diamante rosa es un mineral compuesto en su estructura por una totalidad de carbono, de modo que no es más que una variedad de diamante. Eso sí, una muy rara.

Su proceso de formación de color es un poco extraño para quienes no están familiarizados con la geología. Incluso para los propios geólogos es tema de debate.

La gema deforma su estructura cristalina con el deslizamiento de los átomos de carbono. Algunos expertos afirman que es este movimiento en los átomos el que lleva a la piedra a tomar las longitudes de onda de luz de forma específica y es aquí cuando se genera el tono rosa.

Propiedades del diamante rosa

Al ser un diamante, sigue los mismos parámetros que los traslucidos convencionales, es decir, es un mineral nativo compuesto de carbono, con lustre adamantino brillante, 10 de dureza en la escala de Mohs y un clivaje octaédrico en 4 direcciones.

Sus tonalidades más recurrentes son: rosado, rosa, rosa claro, rosa oscuro y rosa intenso. En cuanto a su clasificación, también se rige por el criterio de las 4C.

Diamantes rosas

Origen y yacimientos

Los diamantes rosas fueron descubiertos en la India, específicamente en la mina Kollur en el distrito Guntur. De esta mina también han salido algunos famosos diamantes verdes.

Posteriormente, se encontraron algunos ejemplares valiosos en las minas Gerais de Brasil. Y también se ha extraído esta variedad en yacimientos de Rusia, Tanzania, Canadá, Sudáfrica y Siberia.

En la actualidad, la mina Argyle en Australia es la que provee el 80% de los diamantes rosas disponibles en el mercado.

Para que te hagas una idea de su extrema rareza: de 20 millones de quilates de diamantes que se producen anualmente en Argyle, solo un 0.1% corresponde a diamantes rosas. Esto representa una ínfima cantidad. Y, además, no todos los ejemplares de la muestra de 0.1% son diamantes de alta calidad.

Por este motivo, la ciencia los ha replicado en laboratorios para intentar cumplir con la demanda del mercado. Estas gemas “sintéticas” tienen las mismas propiedades que las de las rocas extraídas de la naturaleza. Son producidas por el método de deposición de vapor químico y su coste es mucho menor que el de un diamante rosa genuino.

Recuerda que, en caso de que un diamante rosa sea genuino, este deberá tener un certificado de la GIA que así lo acredite. Si, por el contrario, es una gema rosa de laboratorio, la joya deberá especificarlo.

Diamantes rosas famosos  

Algunos diamantes rosas han capturado la atención de los joyeros, titulares y tabloides por sus colores vívidos, tamaños y cortes hermosos y, por supuesto, por sus altos precios.

Al ser tan poco frecuentes, algunos de los diamantes rosas que aparecen son muy codiciados. Se venden en subastas por sumas cuantiosas, (millones de euros por pieza) y, los que no están en venta, pertenecen a colecciones de las realezas o privadas.

Pink Star o la estrella rosa

Es probablemente el diamante rosa más famoso del mundo. Está en la cúspide de la variedad rosa e incluso de los diamantes en general.

La gema fue extraída de Sudáfrica en el año 1999 por el grupo Beers. La roca en su forma bruta tenía un impresionante peso de 132,5 quilates y se invirtieron más de dos años en su corte y talla.

Se subastó en el año 2017 por 71,2 millones de dólares, una cifra estratosférica, que se convirtió en récord en su momento por ser la joya subastada más cara de la historia.

¿Por qué tan caro? El Pink Star está clasificado por la GIA como un “vivid pink” y tiene un peso de 59,60 quilates, sin impurezas y de forma ovalada.

De hecho, esta pieza es única e invaluable. Además, es catalogado como nivel tipo II, una certificación que pocos ejemplares reciben.

Pink Star diamond
Pink Star Diamond

Graff Pink

Menos ostentoso, pero igualmente caro, el Graff Pink es un impresionante diamante rosa intenso de 24,78 quilates tallado en esmeralda.

Tras pagar cerca de 46 millones de dólares en una subasta en Ginebra en el 2010, la gema pertenece al joyero y multimillonario empresario inglés Laurence Graff.

El espíritu de la rosa

Hay quienes afirman que se trata de una piedra perfecta. Fue extraído de una mina en Rusia hace un par de años.

El espíritu de la Rosa es célebre por tener 14,83 quilates de peso y fue tallado a partir de un ejemplar de 27,85 quilates. Se dice que tomó un año cortarlo y pulirlo hasta llegar a su forma de oval.

Se vendió a un comprador anónimo en una subasta en Ginebra por el equivalente a unos 26,6 millones de euros

Darya-ye-Noor

Es el diamante más grande y espectacular de la corona iraní. Este hermoso ejemplar fue encontrado en la mina Golconda en India.

Su color es un delicado rosa pálido y su brillo es notable. Su peso se sitúa en 186 quilates aproximadamente.

No se precisa su precio exacto porque es imposible desmontarlo de la joya sin comprometer la integridad del diamante.

Sakura

Este es otro ejemplar que ha llamado la atención de expertos y coleccionistas. No es totalmente rosa. De hecho, fue bautizado “Sakura” por su tono parecido a la flor japonesa de cerezo.

Lo han clasificado como rosa y púrpura, de aspecto impecable. La gema tiene 15.81 quilates y fue vendido en una subasta en Hong Kong por 29.3 millones de dólares.

Otros diamantes famosos

  • Noor-ul-Ain: sacado del mismo diamante en bruto que el Darya-ye-Noor.
  • Rosa Marciano: pertenecía a Harry Winston y fue vendido en el 1976.
  • El diamante de Hortensia: fue parte de la joyas de la corona francesa.
  • Legado rosa: casi 19 quilates y subastado por 44 millones de euros
  • El diamante rosa de Williamson: pertenece a la reina Isabel y está tasado en unos 33.9 millones de dólares.
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.